Etiquetes Entrades etiquetades amb "assetjament"

assetjament

645

Un hombre acceptó ayer una pena de cuatro meses de prisión y pagar una indemnización de 7.000 euros por agredir en 2015 a una mujer, conocida suya, a la que recriminó que tuviera actitudes masculinas por ser lesbiana.

El juicio, que se ha celebrado en el juzgado penal número 2 de Barcelona, ​​ha terminado con un acuerdo entre las partes en reconocer el acusado que la insultó y agredió y ha pedido perdón, por eso el magistrado ha dictado la sentencia ‘in voce ‘por un delito de lesiones con la agravante de odio y discriminación por lesbofobia.

La víctima acudió al Observatorio contra la Homofobia de Cataluña, que le prestó asistencia psicológica y le acompañó en la denuncia a los Mossos, que identificaron y localizaron al agresor.

El acusado, que ha pedido disculpas y que tiene prohibido acercarse a la víctima durante dos años, ha depositado el importe de la indemnización y no ingresará en prisión al carecer de antecedentes penales.

La abogada que ha representado la víctima, Laia Serra, manifestó que “la protección de las víctima de los crímenes de odio debe ser prioritaria: sólo a base de protección y respuestas efectivas de la justicia se conseguirá que se denuncien estos delitos y acaben con la cifra negra de los hechos que quedan impunes”.

El presidente del Observatorio contra la Homofobia, Eugeni Rodríguez, opinó a Efe que esta sentencia “es muy importante porque es imprescindible que se castiguen los delitos de odio contra las mujeres lesbianas de una forma severa porque estamos observando que hay un aumento de agresiones contra lesbianas, ya sea porque ahora tienen más visibilidad o porque denuncian más los casos.

900

NOTA DE PRENSA

La consejera Bassa destacó que la sanción tiene un gran simbolismo, porque pone de manifiesto la tolerancia cero con las conductas contra el colectivo LGTBI

El Departamento recibe 81 denuncias desde que se aprobó la ley contra la LGTBIfòbia hace 2 años

La consejera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Dolors Bassa, ha anunciado que se ha hecho efectivo el pago de la primera sanción por vulneración de los derechos de las personas LGTBI, según el procedimiento que regula la Ley 11/2014, para garantizar los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros e intersexuales y para erradicar la homofobia, la bifobia y la transfobia. Los hechos sancionados son los insultos homófobos a un trabajador de un centro residencial para personas mayores que tuvieron lugar el pasado marzo. La consejera ha destacado que “la sanción se ha podido instrumentar gracias a la valentía de la víctima, que lo denunció, y de las personas que fueron testigo”. La persona víctima fue increpada y menospreciada por su orientación y por este motivo el infractor ha sido penada con una sanción de 300 €.
 
“Esto significa un paso adelante en la lucha por los derechos del colectivo LGTBI. Es importante que se sancione ya que significa que en Catalunya no aceptamos ninguna forma de agresión o comportamiento contra las personas “, remachó la consejera, que ha alentado a denunciar cualquier vulneración de los derechos del colectivo. Baja aseguró que “más allá del importe, la sanción tiene un gran simbolismo, porque deja clara la voluntad del Gobierno y de nuestra sociedad de la tolerancia cero con cualquier vulneración, penal o administrativa, por motivo de homofobia, lesbofobia , bifobia o transfobia “.
 
Dolors Bassa ha recordado que “la Ley 11/2014 es positiva, propositiva y quiere garantizar los derechos de LGTBI, pero también se dotó, entre otras cosas, de un régimen de sanciones administrativas para perseguir aquellas conductas LGTBIfobes no contempladas en el código Penal y que son formas de discriminación que se producen de forma cotidiana “.
 
Desde que se aprobó la ley en octubre de 2014 hasta el primer semestre de 2016, se han denunciado 81 hechos en el Área para la igualdad de trato y no discriminación de personas LGTBI. 67 se refieren a insultos (34 insultos en persona, 16 a través de las redes y 17 en otros medios), 5 se trata de amenazas y 5 más por agresiones. De estos hechos denunciados, se han abierto 32 expedientes administrativos, el resto han sido derivados a la vía penal o laboral o bien quedaban fuera del ámbito competencial de la Generalitat. Además del régimen sancionador, la Dirección General de Igualdad también contempla medidas pedagógicas, de formación o de mediación para abordar estos casos.
 
Aparte de las denuncias, se han atendido 140 notificaciones de vulneraciones de derechos recogidos en la Ley durante estos dos años, y cientos de consultas en el teléfono 012.
 
La ley establece que puede denunciar cualquier persona que por ser LGTBI sufra situaciones de violencia verbal; expresiones vejatorias; acciones de aislamiento, rechazo o desprecio público, notorio y explícito; exclusión; discriminación o acoso en el ámbito laboral o escolar, o limitación de acceso a espacios públicos o privados. La consejera también ha apelado a la responsabilidad del conjunto de la ciudadanía a denunciar cualquier acción de discriminación ya sea simbología LGTBIfoba, mensajes intimidatorios en las redes sociales, expresiones discriminatorias en el ámbito social, comunicativo … o cualquier tipo de agresión, insulto, amenaza, chantaje, incitación a la violencia o la discriminación.
 
La consejera ha recordado también que por primera vez la Generalitat se presenta como acusación popular contra el vecino de Mataró acusado de amenazar el colectivo LGTBI.

2445

“La transfobia mata” es quizás uno de los lemas más visibles las últimas semanas, después del suicidio por bullying LGTBfobo del joven Alan. Pero la LGTBfobia y, en concreto, la transfobia no es una violencia de ahora. Alan y Sonia se convierten en símbolos de la misma. ¿Cómo podemos combatir la transfobia? IDEMTV y La Directa hablamos con entidades que hacen propuestas, demandas y reivindicaciones concretas.

Aún hoy cuando se habla de brujas, se habla de maldad, de ser abyectos, de pociones milagrosas y sobre todo de mujeres feas y que vivían al margen de una sociedad que las odiaba. Aún hoy tenemos más literatura fantástica que estudios rigurosos, la historia oficial lo considera un tema anecdótico y frívolo.

Durante siglos han sido perseguidas, hoy casi no sabemos cuántas mujeres estuvieron ejecutadas víctimas de la intolerancia. Entre los siglos XV y XVIII fueron legalmente asesinadas entre medio millón y tres millones de mujeres. Persecución que se dio especialmente en las “evolucionadas” sociedades occidentales, Europa y las colonias americanas.

Uno de los primeros inquisidores que razonar sobre la necesidad de perseguirlas estuvo el predicador catalán Raimundo de Peñafort, quien pidió permiso al Papa Alejandro IV. Pero estuvo Juan XXII en 1332 que inició la persecución. Generalmente estuvieron las autoridades locales las que más se ensañaron con ellas. En nuestro le siguió el inquisidor gerundense Nicolau de Eimerich , él en el Directorium Inquisitorum las acusaba de ser “servidoras del demonio

A mediados del siglo XIV en las zonas rurales catalanas inician las persecuciones, las acusaciones pueden ser de brujería o también de herejía. En Amer (La Selva) en 1427 fue la primera ejecución de la que se tiene constancia, luego siguieron muchas, todavía hoy no se conoce el alcance exacto de la persecución. Las primeras morían en la hoguera, en el siglo XV antes de ser quemadas las embeldaban.

Se trataba de mujeres que generalmente defendían una sexualidad libre y sin ataduras, podían vivir solas o con otras mujeres, eran alquimistas, perfumistas, nodrizas o cocineras. Sabían de anatomía, botánica, sexualidad, amor y reproducción, conocían las plantas y sus virtudes, con conocimientos que pasaban de generación en generación. Eran un modelo que ponía en duda tanto el poder patriarcal como una medicina dominada por la superstición religiosa e incapaz de dar respuestas a las enfermedades al poner por delante sus creencias. Poco a poco van apareciendo estudios que nos muestran unos perfiles más humanos, pero sin sexo. Para ellos es claro, si no tenían maridos o amantes no tenían sexo.

En las actas de sus condenas, en alguna ocasión aparece el pecado de lujuria, raramente contaba más. Seguramente se referían a relaciones sexuales entre ellas, de haber intervenido hombre la referencia habría sido diferente.

Una acusación de brujería podía tener orígenes muy variados, tenemos el caso de la Juana de Arco, quemada en 1431, acusada de brujería y de haber “vestido como hombre“. Una mujer que huía de su casa tenía muchas posibilidades de acabar así. Jaime I no aceptó los médicos cristianos, recibió acusaciones de ir con herejes y brujas, siendo amenazado de excomunión.

Han sido siglos de ejecuciones y torturas contra mujeres sabías y libres que acabaron con una muerte atroz, en muchas ocasiones. La historia las ha liquidado, dejándolas dentro de los apartados del folclore o la literatura fantástica. Silvia Federici denuncia que se trata de: “Una indiferencia que ronda la complicidad, ya que la eliminación de las brujas de las páginas de la historia ha contribuido a trivializar su eliminación física en la hoguera“.

1581

Hace dos semanas escasas que Alan decidió quitarse la vida, víctima de la LGTBIfòbia, la incomprensión social y la falta de respeto de algunas personas. Alan, de 17 años, se ha convertido en nuestro símbolo involuntario, el símbolo de la necesidad de actuar, de la necesidad de desarrollar políticas de sensibilización y prevención de la LGTBfobia y de aplicar las sanciones necesarias.

Alan se convierte en el símbolo de la resistencia pero no una resistencia personal y escondida sino colectiva y visible. Alan nos hace gritar con más fuerza contra la discriminación y las agresiones.

Tan sólo dos semanas después, se ha investido un nuevo President en Catalunya, un presidente que se compromete a construir un estado y unas políticas propias. En los discursos de investidura la denuncia de la LGTBfobia estuvo presente, no fue central pero si presente, un hecho importante teniendo en cuenta que hay que desplegar la ley de los derechos de las personas LGTB y contra la LGTBfobia. Una ley aprobada hace más de un año y que contiene las bases para el desarrollo de las garantías de nuestros derechos. Un pequeño gesto, pero importante si es un compromiso real para la aplicación de la ley.

Alan, un símbolo. El President un gesto. La ley una necesidad. Comienza una nueva etapa política en Catalunya, es necesario que empiece, también, la construcción del respeto a la diferencia de una forma valiente. Noqueremos devenir símbolos sino personas libres con derechos.

Casi te conozco, Alan. Me habían propuesto visitarte hace un par de semanas para animarte un poco. Para contarte lo mucho que se liga cuando eres un chico trans, o que el mejor remedio contra el bullying son las amigas, o que en Barcelona hay un estupendo grupo de Joves Trans que se te iban a comer a besos y te iban a enseñar a hablar el lenguaje no-binario, o que te vinieras a ver una peli algún viernes de Espai Trans y te trajeras a la mama contigo para que se tomará un café con el resto de mamis-militantes del Grupo de Familias Trans en la sala de al lado, o que te asomaras a algún evento de la gran familia de Generem o que te vinieras a un concierto de Viruta FtM. Muchos espacios en los que hubieras sido muy bien recibido, en los que te hubieras sentido algo menos solo, pero a los que nunca llegaste. Desde luego, si hay alguien que podía entenderte éramos tus iguales, las decenas de chicos y chicas trans que ayer nos agolpábamos en una concentración para recordarte. Los que, como tú, hicimos carreras de obstáculos para sobrevivir al instituto, con serias dudas de conseguirlo. Los que nos inventamos cada día mil estratagemas para pasar desapercibidos en espacios hostiles, o contando milongas para no enseñar nuestra documentación. Los que sabemos los mil y un agujeros negros en los que es fácil caer cuando uno empieza a construir una identidad de chico sin saber por dónde empezar.

Casi te conozco, y a la vez es casi como si te conociera.

Estos días muchas personas se preguntan cómo ha podido suceder. Se llevan las manos a la cabeza. Yo lo que pienso es como no pasa más a menudo. Es más, la pregunta debería ser: porqué no debería pasar. Seguramente esta reflexión la deben compartir muchas compañeras y compañeros que trabajan dando charlas y talleres en cientos de institutos sobre diversidad sexual y de género y que cada día descubren como hay quien literalmente sobrevive en su clase. El acoso escolar por tener una expresión o identidad de género distinta está a la orden del día. Y no hace falta esforzarse mucho para encontrarlo en patios, pasillos, vestuarios. No es ningún misterio. La mayoría de personas LGTB adultas cuentan historias de discriminación en su adolescencia. Se han escrito decenas de informes para decirlo pero aun así, todavía hay quien se sorprende. Más que ingenuidad, es una terrible hipocresía. Tu muerte volverá a llevar el debate del acoso escolar a la primera línea mediática, sin duda. Lo que no tengo claro es si se desarrollarán políticas para transformar este escenario.

Hoy es muy fácil decir #YoTambienSoyAlan. A eso se apunta todo el mundo. Pero lo difícil es ser Raquel, Sara, Nico, Claudia, Paul…que siguen con vida. Luchando algunos días entre mantas para no ir a clase o buscando un nuevo instituto. Resistiendo con terapias o con alguna que otra pastilla para calmarles el malestar generado en parte por muchos chicos y chicas que ejercen violencia para demostrar que ellos han triunfado en la reproducción de los roles de género hegemónicos pero que al final también son víctimas disfrazadas de verdugos. Sobreviviendo con remedios como parches que sólo buscan como readaptarl*s como si eso dependiera de ell*s, escondiendo nuestra responsabilidad colectiva. Y teniendo escuchar cada día como un mantra que el entorno es TAN difícil de cambiar, la realidad asfixiante y binaria está TAN enraizada… Tratando así de implantarnos la derrota.

Pero pesar de todo este ruido, Raquel, Sara, Nico, Claudia, Paul …todavía siguen vivas.

Todavía recuerdo no hace ni siquiera un año, cuando lanzamos el proyecto OASIS, unas colonias de verano para adolescentes LGTB en Barcelona, haber tenido que tener que escuchar por parte de algunas administraciones públicas que el acoso escolar hacia jóvenes LGTB no era para tanto, que al final la gente se espabila, que no hay que dramatizar…En fin. También te habría llevado al OASIS.

Que no nos ciegue toda esta tristeza que estos días nos inunda. Que esta tristeza nos devuelva la rabia contra un sistema para el que tu muerte es un daño colateral. Como lo son las mujeres que enterramos cada mes, como lo son los maricones de mierda grafiteados en las puertas de un baño. Tu muerte como el mejor ejemplo de que nuestra cultura está anclada en que sólo hay hombres y mujeres, chicos y chicas, niños y niñas. Con sus dos cuerpos opuestos, sus cerebros binarios, sus comportamientos polarizados, sus deseos heterosexuales. Tu muerte como el mejor ejemplo de un desastre estructural: el sexismo.

Que los chicos y chicas trans no tengan que ocultar nunca su identidad en sus clases, ese será el éxito. Que puedan ser gente trans de su instituto, colegas trans de sus amigos y amigas, alumnado trans de sus profes. Sin que haya que guardar ningún secreto. Y para llegar a eso, para que los jóvenes trans puedan sentirse seguros, hacen falta referentes, cultura y mucho orgullo trans.

Que nadie crea que esto se resuelve con cambiar nuestros nombres en el DNI, ni siquiera cambiando nuestros cuerpos. Eso nos ayudará a vivir mejor, pero no terminará con el sistema que te ha llevado a la muerte. La respuesta está en dejar de centrarnos en todo lo que la gente trans tendríamos que cambiar, y empezar a cambiar este sistema social que, para empezar, patologiza nuestra experiencia exigiéndonos a cada paso un certificado de trastorno mental.

Que tu sonrisa rebelde con la que nos martirizan los medios nos sirva para traspasar el llanto y mantenernos en lucha. Que nos sirva para mantener viva tu memoria desde la más profunda rabia trans. Porque camarada es aquel del que, sin llegarlo a conocer, podemos conocer sus luchas diarias y cotidianas, así como sus grandes batallas, compartirlas y amarlas.

Casi te conozco, camarada Alan. Pero desde ahora no vamos a olvidarte.

 

Miquel Missé (Barcelona, 1986). Sociólogo y activista trans. Ha participado en varios colectivos de lucha trans y ha sido un miembro activo de la Red Internacional por la Despatologización Trans como dinamizador de la campaña Stop Trans Pathologization. Ha editado conjuntamente con Gerard Coll-Planas/ El género desordenado: Críticas en torno a la patologización de la transexualidad (EGALES,2010) y recientemente Transexualidades, Otras miradas posibles (UOC, 2012). Actualmente es uno de los dinamizadores del Espacio Abierto Trans Intersex de Barcelona y del proyecte Cultura Trans.

1664

El pasado 6 de octubre se conmemoró los 24 años del asesinato de Sonia Rescalvo Zafra, conocida como la transexual Sonia, raíz de su asesinato por parte de neonazis en 1991.

1564

Junio y julio han sido meses de calor y de temperatura política alta. En este contexto la demanda de aplicación real de la ley de los derechos de las personas LGTB y contra la LGTBfobia sigues in estar  en algunas agendas, a pesar de ser la reivindicación central y unitaria del movimiento LGTB.

La lucha contra la LGTBfobia en todas sus manifestaciones llegó como ley hace unos meses, pero aún no se han desarrollado los servicios, recursos e información necesaria. Llegan, para la mayoría, las vacaciones de verano y el colectivo no olvida. El último 28 de junio fue, de forma indiscutible, una demanda unitaria. Las agresiones siguen siendo diversas y duras.

Afrontamos el calor del verano y la política sin dejar de lado esta reivindicación. Desde IDEMTV nos comprometemos claramente con esta demanda.

Durante el mes de agosto encontrareis redifusiones de los reportajes que hemos ido publicando, aquellos que nos dan visibilidad, aquellos que hay que recuperar y que nos hacen tomar conciencia.

Afrontamos el calor y tomamos fuerzas para un otoño caliente! ¡Buenas vacaciones!

1721

La presión del bullying en escuelas e institutos contra personas LGTBI ha dejado de ser un tema escondido. Si bien el acoso sigue siendo uno de los hechos más complejos en el entorno educativo, las responsabilidades comienzan a reclamarse y, en el caso del acoso a jóvenes LGTBI ha dejado de ser invisible para estar en la agenda política.

Diferentes municipios están impulsando una moción que reclama el desarrollo de la ley de los derechos del colectivo LGTB y contra la LGTBfobia en el ámbito local. Los derechos de las personas LGTB y las agresiones a que estamos sometidas no pueden quedar al margen de la responsabilidad municipal.

La misma moción reclama, entre otras cosas, que el departamento de enseñanza inicie acciones de sensibilización y actúe de forma urgente y eficaz en los casos de acoso LGTBfobia.

Es del todo evidente que el acoso, a pesar de la legislación, permanece en las aulas y los patios escolares y que son necesarias actuaciones firmes que detengan este hecho discriminatorio y esta violencia contra la diversidad sexual.

Desde IDEMTV esperamos que estas mociones prosperen y tengan eco en muchos municipios catalanes.

Alrededor del 28 de junio se llevan a cabo infinidad de actividades por todas partes. Una de las iniciativas culturales más alternativas es el TransArt Cabaret. Pol Galofre, de Cultura Trans, nos cuenta esta aventura de visibilidad, reivindicación y de voluntad.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

1427
¿Qué pasa cuando una lesbiana poco femenina (para entendernos) sufre una mastectomía? En cierta ocasión oí el comentario: "Bueno, a ella no le afecta...

LIBROS DEL ARMARIO

2795
"Durante casi medio siglo, París fue mujer, una mujer inteligente, creativa, fascinante" Dice Andrea Weiss, autora de Paris era mujer. Retratos de la orilla...