Etiquetes Entrades etiquetades amb "LGTBI"

LGTBI

152

por Carme Porta

Entrevistamos Renato Sabbadini, que fue Director General de la International Lesbian, Gay, Bisexual, Trans & Intersex Association (ILGA) hasta hace unos meses. Su paso por ILGA ha sido largo y ha pasado diferentes fases, siendo en el comité directivo desde hace unos años. Es, posiblemente, una de las personas que más sabe del estado de los derechos LGTBI en el mundo y su evolución en los últimos años.

Has sido cosecretario de ILGA, director General y hace unos meses dejaste la dirección, ¿cómo valoras tu trabajo durante todos estos años?

Ha sido un gran honor trabajar para ILGA durante todos estos años y tener la oportunidad de conocer a muchos y muchas activistas en todo el mundo: sin el trabajo de estos activistas en cada país, ILGA no existiría. Por mi parte, creo que conseguí re-organizar ILGA sobre una base más profesional y más sólida desde un punto de vista financiero, particularmente desde la mudanza a Ginebra. Aunque ILGA es la organización internacional más vieja del movimiento LGBTI, por diversas razones la asociación tenía un retraso en el desarrollo en sus estructuras, un retraso que ahora, finalmente, ha sido recuperado.
ILGA ha liderado la lucha institucional, desde julio de 2011 es entidad consultora de Naciones Unidas y tiene su sede en Ginebra con un equipo que hace seguimiento institucional. ¿Crees que la lucha LGTBI debe seguir en esta línea?
Sí, pero no sólo esta línea. Hay un trabajo educativo y cultural que ha de variar la opinión mundial y un trabajo de construcción de redes con otros movimientos sociales e instituciones (como universidades, ciudades, gobiernos) que es fundamental para asegurar que los avances conseguidos pongan raíces fuertes en la población en general, como los cambios de leyes solos no son suficientes para defenderse contra la homofobia, la lesbofobia y la transfobia. He intentado poner las bases para este tipo de trabajo y espero que mi sucesor continúe este desarrollo.

¿Cuál debe ser el marco de los derechos LGTBI? teniendo en cuenta que los principios de Yogyakarta son un proyecto de referencia para muchas instituciones y políticas.

El marco fundamental, como por todo el mundo, es la declaración universal de los derechos humanos. Los principios de Yogyakarta han sido un instrumento muy importante para ayudar a las activistas con la «traducción» de los DDHH en clave LGBTI en su trabajo diario.

ILGA tiene representación de 1.228 organizaciones de 132 países, ¿ha sido fácil construir una estructura suficientemente representativa y democrática y, al mismo tiempo, tener el reconocimiento de los gobiernos?

Esta estructura es el resultado de la larga historia de la organización. Mantener un carácter verdaderamente representativo y democrático ha sido siempre una de las preocupaciones más importantes a ILGA, objeto de largos debates y consultas que tenían cuenta la evolución del movimiento y de la sociedad, con resultados mixtos: por un lado la representatividad por género y / o identidad se mejoró mucho (por ejemplo con el aumento de secretariados: de mujeres, trans, intersex y ahora también bisexual), pero se necesita más trabajo para involucrar realmente todas las regiones de ILGA: en este sentido tener dos co- secretarías generales del norte del planeta no es una situación ideal.

El reconocimiento de muchos gobiernos (y de Naciones Unidas) es por un lado un éxito muy importante, es gracias a su apoyo que ILGA ha conseguido resultados importantes en el Consejo de los DDHH en Ginebra. Por otra parte, es claro que una proximidad excesiva o una dependencia (financiera) de los gobiernos siempre puede representar un riesgo para una organización que se define “no-gubernamental».

¿Cuáles son los derechos LGTBI que se vulneran más y cuáles son los países que más derechos vulneran?

Sin duda el derecho a la vida, a la libertad y seguridad (artículo 3 de la declaración universal de Derechos Humanos). Hay demasiados países en los que las personas LGBTI (incluyendo los defensores de derechos humanos) arriesgan su vida o libertad a mano de actores estatales o no estatales: es fácil hacer el listado de los países donde la ley ayuda este tipo de persecución (ver el mapa de ILGA sobre homofobia de Estado), pero hay que tener presente que en la mayoría de los países del mundo (tanto en el norte como en el sur) la seguridad de las personas LGBTI todavía no es garantizada.

Actualmente el Tribunal Europeo de Derechos Humanos tiene una nueva miembro que es descaradamente LGTBIfoba, ¿cómo lo valoras, como lo ha valorado ILGA?

ILGA-Europa ha expresado preocupación, que comparto, respecto al nombramiento de la jueza Elósegui Itxaso, aunque es probable que ella no sea la única entre los 47 jueces con una “forma mentis” LGBTIfobica. La composición de este tipo de órganos siempre es un reflejo de las diversas tendencias que circulan en una sociedad (en este caso una sociedad de más de 500 millones de personas) y es importante trabajar para que las tendencias cultural progresistas sean la verdadera mayoría en la sociedad, así que la presencia de unos jueces conservadores o reaccionarios no ponga en peligro los avances debido a la mayoría de los jueces progresistas.

¿Cómo valoras la ley 11/2014 para garantizar los derechos de las personas LGTBI y contra la LGTBIfobia de Catalunya?

Me parece una buena ley, aunque – como me lo han explicado los activistas del Observatorio contra la homofobia en un encuentro en septiembre del año pasado – su aplicación concreta por parte de las autoridades competentes es insuficiente. Sin duda, nos encontramos en un momento muy difícil para la vida de Cataluña y hasta la llegada de una verdadera apertura al diálogo por parte del gobierno español es casi inevitable que muchas cuestiones no directamente ligadas al proceso de independencia pasen a segundo plano.

¿Cuáles crees que son los retos del movimiento LGTBI en el mundo?

Creo que hay al menos dos retos: mantener su unidad y darse cuenta del papel del movimiento en el desarrollo de la sociedad en general. Enfrentar el primer reto es fundamental para la supervivencia del movimiento a largo plazo: tenemos que ver la emergencia de nuevas identidades y reivindicaciones en el interior del movimiento debido al crecimiento colectivo y personal de todos, sin olvidar que hay de todos modos razones que justifican la unidad de todas las diversas componentes en un único movimiento: todas nuestras maneras de ser, lo que nuestros cuerpos expresan con identidades o acciones, cuestionan narrativas y relatos que una parte de la sociedad nos presenta como dominantes , ‘tradicionales’, ‘naturales’, en el norte como en el sur. Si olvidamos esto, si caemos en la trampa de ver las diversidades en el interior del movimiento como incompatibles unas con otras, nos arriesgamos a la muerte de un movimiento unitario bajo estas fuerzas centrífugas.

Respecto al segundo reto: he visto siempre el fuerte nivel de implicación y motivación personal de las activistas LGBTI como una ventaja respecto a otros movimientos sociales. Para cada una de nosotros la lucha por la igualdad y la libertad es algo de verdaderamente personal: no es lo mismo, por ejemplo, por los defensores del medio ambiente u otras causas. Sin embargo me pregunto al mismo tiempo si esta ventaja a nivel de motivación personal no pueda también presentar un riesgo de aislamiento e indiferencia respecto a la lucha por otros derechos o los derechos de otras minorías oprimidas. He escuchado gays norteamericanos y europeos hablar de nuestra lucha como el “último derecho que necesita ser afirmado”, como la “última barrera contra una sociedad” donde los derechos de todos son respetados. Me parece una locura: el camino hacia una sociedad más justa no se acaba con nuestra lucha. Al final la cuestión que el movimiento debe ponerse (y continuar a ponerse) es: ¿qué es lo más importante? Que no haya discriminación contra las personas LGBTI? ¿O que no haya discriminación contra nadie?

Si en 2016 fue el año en el que desde el Govern de la Generalitat se emprendió el despliegue efectivo de la ley 11/2014, ha sido en 2017 el año en el que hemos recogido los primeros frutos de los esfuerzos que hemos destinado. Esfuerzos compartidos de las entidades, de los y las profesionales que trabajan, del personal de la función pública, local, comarcal y de la Generalitat y de otros agentes. Destacamos, del global del trabajo que hemos llevado a cabo en colaboración, la primera fase del despliegue de la red de Servicios de Atención Integral (SAI) LGBTI en Catalunya. Convencidas de que los derechos de las personas deben poder hacerse efectivos en cualquier lugar del territorio, y muy especialmente allí donde residen las personas, a lo largo de 2017 hemos puesto en funcionamiento, con la complicidad de ayuntamientos y consejos comarcales, 20 Servicios de Atención Integral LGBTI desde el Alt Urgell en la Ribera de Ebre. Los podeís ver aquí. Ponemos también de relieve la aprobación, por parte del Govern, del deber de intervención en el caso de ser víctimas o testigos de cualquier vulneración de derechos por motivo de identidad sexual o expresión de género. Esta instrucción, en la que destaca la obligatoriedad de intervenir y la manera específica de hacerlo, ha sido puesta en conocimiento a todos los trabajadores y trabajadoras de la función pública catalana, de los que más de 1.300, de ámbitos que van de prisiones en agricultura, pasando -naturalmente- por enseñanza, ya han hecho formación en la materia este año.

Y naturalmente, en los casos en los que se han producido vulneraciones de derechos, se ha actuado en materia sancionadora, tal y como prevé la ley. En 2017 se han tramitado 140 incidencias y se han gestionado 51 denuncias, de las cuales 22 penales, 1 laboral y 28 administrativas. De estas 28 se han derivado 6 sanciones administrativas, de entre las que destacaríamos la del bus que promovía la Transfobia, la del profesor que en el aula despreció las personas homosexuales o los insultos a una pareja que fue increpada a la vía pública. Aparte de todas las sanciones penales impuestas por vía judicial. Queremos agradecer de manera expresa todas las personas que de manera valiente se dirigen a la administración (Red de SAI, Mossos, 012) para denunciar una vulneración de derechos. Sin ellas la acción administrativa y penal no sería posible.

 Somos conscientes de que estos son sólo los primeros pasos de un largo camino. En casa y en todo el mundo. Donde sólo 25 países, a cierre del año 2017, reconocen el matrimonio homosexual – nos felicitamos de la reciente incorporación de Alemania y Australia-. Nosotros no sólo tenemos este derecho reconocido, sino una buena ley de protección de muchos otros derechos, y una sociedad y administraciones con clara voluntad de hacer efectiva esta protección. Queda mucho trabajo por hacer, pero somos muchas las manos para hacerla. Vamos. Buen 2.018.

 

Mireia Mata Solsona es Directora General de Igualtat de la Generalitat de Catalunya

744

Ya hay 20 servicios locales en marcha que forman parte de una red de atención integral para las personas LGTBIQ +, una red que a nivel territorial se ha desplegado en municipios más allá de los núcleos más metropolitanos.
En Esplugues de Llobregat se acaba de estrenar el SAI, está trabajando para ser visible y abierto a la ciudadanía y hacerlo de forma transversal con los y las diferentes profesionales.

501

NOTA DE PRENSA

El Departamento Trabajo, Asuntos Sociales y Familias ha instruido 63 denuncias desde la aprobación de la Ley 11/2014 para garantizar los derechos LGBTI y para erradicar la homofobia, la bifobia y la transfobia y en lo que va de 2017 ha aplicado 3 sanciones administrativas, que corresponden concretamente a dos advertencias y una multa. Con estas actuaciones, ya son 5 las sanciones interpuestas por el Departamento los últimos dos años por este tipo de hechos.

El objetivo es garantizar el derecho a la igualdad ya la no discriminación por motivos de orientación sexual e identidad o expresión de género y, además, asegurar que en Cataluña se pueda vivir la diversidad sexual y afectiva en libertad.

Se trata de sanciones administrativas que penalizan actitudes que provocan desigualdad y discriminación a partir de conductas ilícitas como la negación del derecho de admisión, simbología lgtbífoba, violencia verbal, expresiones vejatorias, actos que comporten aislamiento, rechazo o desprecio público, notorio y explícito, entre otros, y que no concurren en el ámbito penal.

Las 3 sanciones que se aplican ahora tienen como novedad que se trata de discriminaciones que han tenido lugar en la calle o bien en las redes sociales, lo que constata que la población LGBTI cada vez es más consciente de sus derechos y hace el paso de denunciar.

Desde la aprobación de la Ley, la Dirección General de Igualdad ha instruido 63 quejas y denuncias. De éstas, 23 han seguido la vía penal y 5 más han derivado en el ámbito laboral. Las 33 restantes han seguido un proceso administrativo que permite al Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias estudiar los hechos y aplicar el régimen de sanciones e infracciones que recoge la Ley.

Pol Galofre, es activista trans y ha colaborado en diferentes entidades LGTBIQA+, como Sinver, Cultura Trans, el Espai Trans o el Col·lectiu I +. También trabaja en el centro Francesca Bonemaisson de Barcelona y en la compañía de teatro social La Xixa Teatre.
De formación es sonidista y ha colaborado en diferentes documentales y cortos de temática LGTBIQA+. Toda su actividad (voluntaria y laboral) está atravesada por el activismo trans ya sea en las diferentes entidades como a nivel individual, haciendo charlas, escribiendo o dando clases.

La A es la última letra en incorporarse a la lucha por la liberación sexual LGTBIQA+. En este video, dos personas que están montando la Asociación Catalana de Asexuales, nos cuentan aparte de su experiencia personal, cómo encajan la lucha asexual dentro del colectivo.

1599

Este sábado se ha celebrado la manifestación Trans* que cada año se organiza dentro de los actos del Octubre Trans. Con las consignas “Derechos Trans*, Derechos Humanos” y por un planeta menos binario, la manifestación ha comenzado en la plaza Universitat de Barcelona y ha finalizado su recorrido en el espacio Germanetes, donde las asociaciones han leído los manifiestos.

Cada 28 de junio me siento un poco más mayor. A menudo tenemos debates antiguos pero las manifestaciones llenándose de gente más joven y van desapareciendo algunas personas.

Este año, he mirado cuatro años atrás y he visto, en un flash-back, como nacía un medio del que he formado parte hasta hace dos meses escasos. IDEMTV ha hecho 4 años, quien lo diría! Cientos de artículos, vídeos, reportajes, entrevistas, horas dedicadas… Cuatro años que me han hecho crecer como persona y como profesional.

Da un cierto temor mirar atrás y pensar que ya no formas parte de todo eso, pero la vida te lleva y nada se cierra. Recuerdo como entré a formar parte: las reuniones, los encuentros y las risas con Vicent y Xavi, éramos más jóvenes y con muchas ilusiones, ilusiones que se han ido renovando o que han tomado caminos diferentes.

Hoy, ya desde fuera, veo un medio consolidado y en crecimiento. Que reivindica y ocupa su espacio on line con calidad y que es referente para el colectivo, el movimiento y, también, los y las profesionales de la comunicación. Veo un gran trabajo y un aumento de la calidad tanto en imagen como en contenidos de la mano de Xavi y el Jorge que cuidan y aman el medio.

Podría hacer algo más correcto, más oficial, más lejano, pero no me sale y sólo puedo decir: ¡por muchos años! Por muchos años y que siga creciendo; Felicidades y gracias por el camino hecho y todo lo que me habeís hecho aprender. Gracias a Vicent, a Xavi, a Jorge y todas las personas que han estado y han apoyado.

Felicidades y gracias!

 

Es técnica en imagen fílmica. Ha trabajado en varias emisoras de radio, televisión y publicaciones escritas. También ha trabajado como gestora cultural. En el campo de la creación artística y ha participado en proyectos audiovisuales y cinematográficos.
Fue diputada en el Parlamento de Catalunya, concejala del ayuntamiento de Esplugues y Secretaria de Políticas Familiares y Derechos de Ciudadanía a la Generalitat de Catalunya.
Ha participado en las publicaciones 20 anys de feminisme, Dones i Literatura. Present i Futur, Politiche familiari europee. Convergenze e divergenze , entre otros.
Fue editora y jefe de comunicación y colabora en diferentes medios LGTB y participó del proyecto IDEMTV, con dos profesionales más.

2205

L’Entrevista con Fran Sánchez, concejal en Ripollet. Fran nos cuenta la experiencia de tener que crear una concejalía de políticas LGTBI en un pueblo pequeño, Ripollet y Barcelona son los dos municipios de Catalunya con concejalías específicas.

Esta entrevista fue grabada al principio de la legislatura y se incluye dentro del ciclo de entrevistas que realizamos en colaboración con La Independent, agencia de noticias con visión de género.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

466
Catalunya siempre ha sido pionera en la lucha contra la igualdad y la no discriminación de las personas LGTBI y cuando ha sido necesario,...

LIBROS DEL ARMARIO

3397
"El hijo del legionario" es el título de un cómic de Aitor Saraiba, un ilustrador de referencia que nunca ha ocultado su homosexualidad. En...