Necesitamos LGTBfilia

Necesitamos LGTBfilia

3686

La LGTBfobia es una enfermedad social: se odia y agrede a alguien (físicamente, emocionalmente o psicológicamente) porque ama a alguien de su mismo sexo o porque discrepa del sistema de género. Una de tantas enfermedades sociales como por ejemplo el machismo, el racismo o el especismo. Una enfermedad para la que hemos obtenido la “vacuna” legal recientemente en Catalunya. Ya tenemos la La Ley para garantizar los derechos de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgéneros e Intersexuales y para Erradicar la Homofobia, la Lesbofobia, la Bifobia y la Transfobia. Una herramienta que sin duda ayudará a mejorar la vida de las personas LGTB y aumentar la visibilidad del colectivo.

Pero ahora necesitamos, además, la complicidad de la sociedad para aplicarla, para desarrollarla. Necesitamos LGTBfilia. Que la sociedad nos quiera y nos defienda cuando se vulneran nuestros derechos: callar ante un caso de LGTBfobia es LGTBfobia. No existe la neutralidad. Conceptos como solidaridad, derechos humanos y justicia social son clave para conseguir erradicar la LGTBfobia. Por eso queremos destacar un caso que ha corrido por las redes sociales: en los Estados Unidos un hombre agrede un gay después de increparlo por su sexualidad, y la gente de su alrededor reduce el agresor cuando intenta huir por lo que pudo ser capturado por la policía y será investigado por este delito de odio. http://www.empresasgayfriendly.com/noticias/viral-el-video-donde-un-gay-es-protegido-por-los-ciudadanos-de-un-ataque-homofobo-000210 Esta reacción es la que se debería de esperar ante un caso de LGTBfòbia si queremos considerar que como sociedad la hemos superado. Resulta verdaderamente emotivo, alentador y empoderador verte apoyado por la sociedad, de tus iguales, ante una discriminación. E indica el grado de madurez y de justicia social en que vive una determinada sociedad porque va más allá del individualismo.

En realidad esta reacción, la solidaridad y el apoyo social a las víctimas, tendría que ser la que se produjese ante cualquier caso de agresión o discriminación que la rabia o el odio social centra en determinados colectivos a los que estigmatiza. Por eso el próximo objetivo como movimiento proponemos que sea la LGTBfilia, que nos quieran, que nos defiendan, que nos tengan empatía. El próximo paso tiene que ser hacer de los derechos del colectivo los derechos de toda la sociedad, que la ciudadanía los sienta como propios y, por lo tanto, que no callen ante la LGTBfobia.