Vivimos en un país en el que cada vez hay más gente mayor que tiene necesidades de compañía y de actividades con las que ocupar su tiempo y conocer gente. En Catalunya una de las entidades más importantes que trabaja este ámbito es Amigos de la gente mayor que desarrolla su tarea centrada en el ámbito del voluntariado de acompañamiento a personas mayores y evitar las situaciones de soledad.

 

 

En el caso de las personas LGTB el apoyo que podrían recibir de su descendencia es más reducido que entre los heterosexuales porque no han tenido hijos de forma tan generalizada. Esto pide un trato específico que permita un mayor apoyo hacia el colectivo en función de sus necesidades.

El perfil del voluntariado que quiere atender personas mayores LGTB es un muy concreto: suele formar parte del colectivo y quiere dedicarse a algo diferente.

Raül Diez es uno de los voluntarios de la Fundación Enlace que hace acompañamiento a domicilio y nos explica su experiencia con Rogelio. Raül explica que hasta ahora, sobre todo, ha escuchado y que le parece que Rogelio ha tenido una vida muy interesante. Se han ido viendo y, también, se han ido llamando.

Puntualmente, la Fundación Enlace ha ofrecido acompañamiento hospitalario para personas que no tienen familia. Otros voluntarios se dedican a dinamizar actividades destinadas a personas mayores que les sirven para conocer gente, para relacionarse y salir de casa. Entre las actividades que ofrece Enlace hay una sesión de cine, una tertulia o un taller de bienestar emocional, todos de periodicidad mensual. Además, un voluntario organiza una caminata mensual de tres horas y adaptadas a gente mayor.

Hasta ahora se atienden a casi diez personas mayores a partir de siete voluntarios, la mayoría de los cuáles son hombres a pesar de que hay de todas las edades y con diferentes grados de formación y experiencia en este ámbito.