Ser voluntario o voluntaria de una entidad es vincularse, en grados diferentes de compromiso, a un proyecto, dedicar tiempo personal a actuar a favor de la comunidad y las personas.Las entidades LGTB que dan servicios, tienen un importante núcleo de personas voluntarias en el apoyo a las tareas solidarias, organizativas y de actuación. El voluntariado es, para estas entidades, básico.

Las diferentes entidades siempre se han movido entre la militancia y la profesionalización, algo difícil en la mayoría de casos por carencias económicas, pero también destacan la calidad del compromiso social del voluntariado.

 

 

Los diferentes proyectos que son posibles, son de una amplia gama y en muchos casos hace falta una formación específica que ayuda a desarrollar la tarea voluntaria

Dada la importancia social de la tarea voluntaria las entidades evidencian la necesidad de cuidado y formación, pero también algunas obligaciones sociales que deberían darse en consecuencia.

El dinamismo y el compromiso forman parte del perfil de las personas voluntarias y en el ámbito LGTB la visibilidad y la construcción de red son un plus nada despreciable