La Universidad de Montevideo, relacionada con el Opus Dei, organización religiosa de corte ultraconservador que es considerada como “garante moral de la formación espiritual” de esta institución educativa, ha dado a conocer, a través de un comunicado, su decisión de suspender el nombramiento de la nueva rectora.

Mercedes Rovira contestó a la pregunta de cuál sería la postura de la universidad uruguaya si un docente declarara públicamente su homosexualidad: “que haya anomalías, las hay” y manifestó que, en ese caso, incidiría en la contratación de esa persona.

La Universidad de Montevideo ha pedido disculpas “a quienes se hayan sentido agraviados por las declaraciones” y ha defendido que nunca han evaluado la vida privada de sus contratados ni “nunca ha existido ningún tipo de discriminación”. Del mismo modo, ha decidido suspender “acto de toma de posesión de cargo prevista para el próximo lunes 16 de julio” y mantener en el cargo al rector saliente, Santiago Pérez del Castillo.

La asociación LGTB Ovejas Negras llevó a cabo una marcha hacia la institución educativa como protesta y ha informado de que emprenderá acciones legales contra la universidad.