La discriminación por razones étnicas, políticas, sociales o de orientación sexual será castigada a partir de ahora en Chile con multas, y en casos agravados, incluso con sanciones penales. Así lo establece la llamada Ley Zamudio –en recuerdo de un joven homosexual asesinado por neonazis–, que fue promulgada ayer por el presidente Sebastián Piñera luego de un trámite parlamentario que se prolongó por siete años.

Piñera, quien estuvo acompañado en el acto por representantes de comunidades homosexuales, mapuches con sus atuendos típicos, judíos, musulmanes y personas con discapacidades, calificó la norma de histórica y trascendente .

El ex presidente Ricardo Lagos había impulsado la ley en 2005 y la elevó al Congreso, que demoró su tramitación durante años debido al lobby conservador que se negaba a tratarla.

El gobierno de Piñera le puso suma urgencia al proyecto tras el asesinato, el 27 de marzo pasado, de Daniel Zamudio, torturado por cuatro hombres neonazis que le quebraron las piernas, lo quemaron con cigarrillos, le tatuaron dos esvásticas con un objeto cortante y le causaron un severo traumatismo en el cráneo, que le provocó la muerte tras varios días de agonía.

El crimen desató una ola de protestas y reclamo s por los derechos de los homosexuales y otras minorías en Chile que puso en jaque al gobierno chileno.

Así, el legislativo aceleró el trámite de la ley y la aprobó por mayoría en ambas cámaras. Al firmar la promulgación, ayer, Piñera señaló que sólo después del homicidio de Zamudio –cuyos padres estuvieron presentes en la ceremonia en la sede de gobierno– “Chile por fin se decidió a dar este paso fundamental para construir juntos una sociedad más tolerante, más inclusiva, más respetuosa, más acogedora para todos y cada uno de nuestros compatriotas”, cualquiera sea su condición sexual, étnica, política o social.

Según la ley, la denuncia de discriminación debe hacerse ante un tribunal, que en caso de comprobarla puede aplicar multas de hasta 3.660 dólares . Las penas podrán ser aumentadas en caso de agravantes y la ley contempla además sanciones penales.