El sábado 30 de junio se ha celebrado la manifestación del orgullo gay, lésbico, bisexual, transexual, queer y intersexual en Barcelona. Unas 15.000 personas según los organizadores y 800 según la Guardia Urbana se concentraron en la Plaza Universidad convocadas por la Comisión Unitaria formada por entidades como el Colectivo Gay de Barcelona y el Frente de Liberación Gay de Cataluña entre otros.

 

 

La Manifestación de cada año los alrededores del 28 de junio pretende reivindicar los hechos ocurridos en Nueva York en 1969 cuando a raíz de la represión policial, el colectivo protagonizó unas revueltas que marcaron el inicio del fin de la discriminación por orientación sexual.
Este año también se ha conmemorado la primera manifestación LGTB en la capital catalana hace 35 años como explicó Armand de Fluvià, que ese día se encontraba en Nueva York.

Las reivindicaciones de hoy en día se centran en el recurso de inconstitucionalidad que el Partido Popular ha interpuesto contra el matrimonio homosexual y que está pendiente de resolución, y la homofobia, lesbofobia y transfobia que aún perdura en muchos países del mundo, que incluso condenan a penas de muerte a los homosexuales.
También reclaman una ley contra la homofobia, una ley que ha de sentar las bases para combatir la homofobia y transfobia que aún está latente en nuestra sociedad.

Esta manifestación, sin dejar de ser festiva tiene un carácter crítico y combativo, y exige que no se produzca ningún paso atrás ante la ofensiva conservadora que quiere liquidar las conquistas sociales que se han conseguido durante estos últimos 35 años de lucha.