217

Por Carme Porta

El pasado mes de marzo, en el marco de la conferencia mundial de ILGA 2019, se hizo público el nuevo informe de la homofobia de estado. Esta es la 13ª edición del informe que recoge y actualiza los datos sobre las leyes que afectan a las personas en función de su orientación sexual en todo el mundo. Según este nuevo informe, 70 estados siguen criminalizando las relaciones consensuadas entre personas del mismo sexo.

El director del informe, Lucas Ramón Mendos, señaló durante la presentación que “En 44 de estos estados la ley se aplica a las personas independientemente de su género. En los últimos dos años se han producido avances importantes: la India, Trinidad y Tobago y Angola fueron los últimos en  derogar estas leyes. Esperamos que esto contribuya a un mayor cambio en sus regiones. Sin embargo, este avance global, también viene acompañado de reveses: en 2017, Chad criminalizó los actos sexuales consensuales entre personas del mismo sexo, un ejemplo preocupante de retroceso legal “.

En el informe -que sólo se encuentra en inglés pero que pronto traducirán a los idiomas oficiales de ILGA: francés y español- se destaca que aún hay 6 estados miembros de Naciones Unidas que aplican la pena de muerte por actos sexuales consensuados entre personas adultas del mismo sexo y que en 5 estados más la legislación hace que técnicamente sea posible aplicarla. En otros 26 países la pena máxima puede variar entre 10 años y cadena perpetua.

En 32 estados miembros de la ONU han establecido disposiciones que limitan la libertad de expresión de las personas, incluyendo leyes de propaganda que prohíben la promoción de la “homosexualidad” o de las relaciones sexuales “no tradicionales”. 41 Estados ponen barreras a las organizaciones que trabajan por los derechos de las personas LGTBI para que sean registradas o funcionen regularmente. Este hecho pone en riesgo la labor de las personas que luchan para hacer efectivos los derechos humanos y es una regresión que afecta a muchos países.

Aunque van disminuyendo el número de países que prohíben, castigan y persiguen las personas LGTBI, paralelamente hay ciertas regresiones sociales en países donde se ha avanzado legislativamente. Con todo, se muestran avances en este informe. Actualmente, 123 Estados miembros de NNUU reconocen los actos sexuales consensuados entre personas adultas del mismo sexo como legales. El avance legislativo de protección de las personas LGTBI ha aumentado y algunas legislaciones han prohibido las terapias de conversión. Si viene, en este aspecto sólo son 3 los estados en los que se ha avanzado en la legislación interna.

En aspectos cotidianos como el trabajo productivo, el matrimonio o la familia se recoge que 73 estados tienen leyes que protegen contra la discriminación en el lugar de trabajo por motivos de orientación sexual, 26 reconocen el matrimonio entre personas del mismo sexo y uno más también reconoce la pareja homosexual de hecho mientras 28 tienen leyes de adopción conjunta.

En cuanto a delitos de odio, 39 estados tienen leyes que castigan los actos de incitación al odio, la discriminación o la violencia por motivos de orientación sexual, aunque sólo 9 recogen en sus constituciones la protección contra la discriminación de las personas LGTBI.

Ruth Baldacchino y Helen Kennedy, Co-Secretarías Generales de ILGA destacaron que “Estas no son sólo cifras, sino leyes que realmente impactan la vida diaria de las personas de diversas orientaciones sexuales en todo el mundo“.

232

Municipalismo trans* es una iniciativa de un grupo de personas trans, un grito de soberanía, una apuesta para la gobernanza multinivel.

Es un gesto de visibilización del colectivo trans* en el ámbito del municipalismo que pretende desmarcarse de cualquier dinámica o estrategia electoral. Advierte de cómo las personas trans*, negadas de toda competencia entorno su decisión y libre determinación, han decidido que es el momento para recuperar el territorio. Y enfatiza que el municipalismo, al igual que la lucha de las personas trans*, es un lugar común para el empoderamiento y la propia gobernanza; y también, el primer muro de contención ante las crecientes dinámicas de odio y discriminación.

187

Por Carme Porta

África, el tercer continente más grande del mundo, con 54 países y una diversidad enorme de culturas, etnias, religiones, lenguas y reconocimiento de los derechos de las personas LGTBI.

Esta diversidad de reconocimiento o persecución del colectivo de personas LGTBI muestra pequeños avances pero también noticias estremecedoras y preocupantes. Actualmente hay 72 estados en el mundo donde todavía existen leyes que criminalizan y persiguen la homosexualidad, 24 de estos estados están en África. Pan Africa Asociación Internacional de Gays y Lesbianas (PAI), es la federación africana por los derechos LGTBI miembro de ILGA (International Lesbian ,, Gay, Bisexual, Trans and Intersex Association).

En 12 estados de África todavía están en vigor leyes que limitan la libertad de expresión en materia de orientación sexual e identidades trans, en 2 de ellos, Mauritania y Sudán, aunque se penaliza con la pena de muerte. 11 estados africanos siguen limitando, por ley, la participación de la sociedad civil de las personas LGTBI.

Angola ha sido el último país africano que ha despenalizar la homosexualidad y crear legislación en la que se prohíbe la discriminación por orientación sexual. El Código Penal vigente, post colonial de 1886 reformado en 1954, en Angola penalizaba fuertemente las relaciones entre personas del mismo sexo que el código recogía como «actos contra natura». El proceso de derogación comenzó en 2014 y ha culminado este mes de febrero. El colectivo LGTBI angoleño trabajó por esta derogación no tanto por la persecución penal como por la gran discriminación social y la negación de derechos fundamentales que sufrían las personas LGTBI.

Ha sido en Kenia la otra cara de la moneda. El tribunal superior de Kenia pospuso recientemente la decisión sobre la despenalización de las relaciones homosexuales. En este país desde 2014 se cuentan 1.500 agresiones LGTBIfòbes y 534 detenciones por mantener relaciones entre personas del mismo sexo. Cabe destacar que el propio Tribunal Supremo en el año 2016 dictaminó que los exámenes anales forzados y las pruebas forzosas de VIH y hepatitis B de hombres sospechosos de conducta sexual de un mismo sexo son constitucionales.

La arbitrariedad con la que actúan algunos estados contra el colectivo lo hace vulnerable y la visibilidad se vive como necesaria y peligrosa a la vez. La violencia y estigmatización de las personas LGTBI en África sigue siendo un tema preocupante y cotidiano, tanto por parte del estado como de la sociedad.

En Tanzania, por ejemplo, en el año 2017, el viceministro de Salud amenazó de dar a conocer nombres de personas LGBT. Anteriormente ya había prohibido proyectos de divulgación de VIH para hombres gays, en este sentido cabe destacar que el 30% de hombres gays viven con el VIH. En Uganda, el año 2016, durante la celebración del Orgullo LGTBI se hizo una batida en base a la ley antihomosexual aprobada en 2014. En Ghana, la Coalición Nacional para los Derechos Sexuales Humanos y los Valores Familiares (formada por los tres grandes organismos religiosos de Ghana, representados por el Consejo Cristiano de Ghana, el Consejo Musulmán de Ghana y la comunidad de Amadhiya) ha impulsado un proyecto de ley al Parlamento para criminalizar la homosexualidad Las violaciones correctivas de lesbianas son una constante en algunos países africanos, siendo Sudáfrica uno de los países donde más se practican.

La persecución, malos tratos, estigmatización y discriminación empujan las personas LGTBI a la precariedad y la exclusión social o en huir demandante asilo. Actualmente hay 3’1 millones de personas demandantes de asilo en el mundo, protegidas por el artículo 14 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En cuanto a las personas LGTBI, el punto 23 de los principios de Yogyakarta -veinte novena principios sobre la aplicación de la legislación internacional de derechos humanos en relación con la orientación sexual y la identidad de género- recoge los derechos y recomendaciones específicos al respecto.

221

por Carme Porta

El año 2017 se denunciaba a nivel internacional una campaña de persecución del gobierno checheno a las personas LGTBI. En ese momento se denunció la persecución de decenas de personas acusadas de ser homosexuales así como la creación de un campo de concentración para hombres gays en la ciudad de Argun, en un antiguo complejo militar.

La denuncia y la solidaridad internacional con el colectivo LGTBI de Chechenia, aunque el gobierno negaba la persecución, hicieron que la persecución se detuviera, aunque no se depuraron responsabilidades.

Actualmente Amnistía internacional y la red LGTB rusa han denunciado una nueva purga en el colectivo y la clara vulneración de los Derechos Humanos fundamentales del gobierno checheno con las personas LGTBI. Se denuncian detenciones arbitrarias y malos tratos a más de 40 personas y hay al menos 2 personas muertas que no han superado las torturas. Si bien el año 2017 sólo afectó a hombres gays ahora el ataque se ha ampliado a mujeres y las torturas son más duras y crueles, y se llevan a cabo dentro de las mismas instalaciones de 2017, a Argun.

El gobierno de Chechenia ha vuelto a negar las detenciones y las torturas afirmando que en Chechenia “no hay gays” una afirmación que ya se hizo en 2017. La red rusa LGTB recibió los primeros informes de este nuevo ataque el pasado mes de diciembre y ha podido constatar la veracidad de las detenciones y torturas. Según la misma fuente la primera detención fue la del administrador de un grupo en una red social “VKontakte”, un espacio para hombres homosexuales del norte del Cáucaso en el que podían comunicarse.

Esta república rusa está presidida por Ramzan Kadyrov, un aliado y admirador de Vladimir Putin que ha proclamado claramente su LGTBIfòbia. Ha sido acusado por varias organizaciones rusas e internacionales -entre ellas la OSCE, Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa- de la constante violación de los derechos humanos en la represión política de disidentes. Las denuncias incluyen el acoso, la persecución, las detenciones arbitrarias, la tortura e incluso los asesinatos extrajudiciales de personas LGBTI, personas sospechosas del uso de drogas y adolescentes, en un clima, según la OSCE, “de intimidación ha aumentado en la medida en que casi nadie en Chechenia se siente libre de hablar sobre el problema de los derechos humanos”.

La red LGTB rusa ha ayudado en los últimos años a unas 150 personas de Chechenia a huir pero actualmente las autoridades chechenas están impidiendo que se vayan. La única reacción oficial rusa ha sido la declaración hecha por el secretario de prensa del presidente. Dimitry Peskov declaró que examinarán el informe de la OSCE sobre las graves violaciones de los derechos humanos en Chechenia, elaborado por el profesor de derecho internacional Wolfgang Benedek.

1759

por Carme Porta

Kiev acogerá la segunda Conferencia Europea de lesbianas el próximo mes de abril. La pasada conferencia fue en octubre de 2017 en Viena, donde participaron unas 500 mujeres de Europa y Asia. En la primera edición se captó la necesidad de encuentro y visibilidad no mixta. Uno de los objetivos de los encuentros es poner en marcha una red de mujeres y entidades.

 En 1980 la International Lesbian Information Service (Ilis), organización internacional que tenía como objetivo fomentar la organización internacional de lesbianas ligado a ILGA (International Lesbian Gay, Bisexual, Trans e Intersex Association), en una conferencia lesbiana, 1981, las organizaciones lesbianas decidieron que el Iliso se convirtiera en una organización independiente y fue activa hasta 1998, año en que disolverse.

En el año 2016 en la conferencia anual de 2016 de ILGA – Europa en Nicosia diferentes mujeres y entidades por los derechos LGTBI pusieron en marcha el proyecto de hacer un encuentro internacional que fue una realidad el año 2017 y que puso sobre la mesa la necesidad de crear una red y llevar a cabo eventos y encuentros que dieran visibilidad a las demandas de las lesbianas. Se crea EL * C un colectivo de mujeres lesbianas, queer, bi y trans que pretende crear una red de lesbianas en Europa y Asia Central. Esl sus objetivos son “Luchar contra la lesbofobia y apoyar las lesbianas así como visibilizar a todas las sociedades y los seres humanos.” Las demandas se centran en que las políticas europeas refuercen los derechos humanos generales y disminuyan la discriminación contra las lesbianas.

La conferencia analizó las diferencias políticas, jurídicas y financieras dentro de los movimientos de lesbianas europeos, así como la necesidad común y urgente de centrarse y hacer frente a las necesidades y demandas de las luchas y aumentar su visibilidad, así como ampliar las redes lesbianas, a fin de poner en la agenda política europea los derechos específicos de las lesbianas.

El hecho de que los derechos de las personas LGTBI estén en riesgo, así como la situación de discriminación y vulnerabilidad en que se encuentran las personas y movimientos LGTBI y, especialmente las mujeres, llevaron a la organización de esta segunda conferencia en Kiev, para contrarrestar las políticas hostiles con acciones positivas y visibiitzadores.

Olena Shevchenko miembro ucraniana de la junta de EL * C declaró en este sentido que “Las lesbianas en Ucrania son invisibles y la comunidad más vulnerable, que sufre de estigma, violencia sexual, doméstica y reproductiva y discriminación. La palabra” lesbiana “está estigmatizada y es una palabra sucia, por lo que normalmente las lesbianas usan la palabra” gay “, que también invisibiliza a la comunidad lésbica y, especialmente, dificulta las necesidades de las lesbianas. en esta situación, creemos que la conferencia europea sobre lesbianas será un gran paso adelante en términos de visibilidad, las necesidades vocalizadas de las lesbianas y la construcción de comunidades en Ucrania “

1619

per Carme Porta

En 2009 ILGA Europe se puso como objetivo la elaboración de un mapa de derechos que en 2013 se complementó con la clasificación y análisis de los procesos de avance de los derechos a los 49 estados del continente europeo donde ILGA trabaja.

El análisis del 2018 muestra una desaceleración en el progreso de los derechos en Europa, donde muchos de los estados que han liderado políticas de igualdad y LGTBI han quedado parados. Esto para ILGA Europa es un hecho preocupante dado que el aumento de la violencia contra las personas LGTBI, así como algunos estados claramente LGTBIfobos muestran que los derechos LGTBI no sólo no ese han logrado sino que están en claro retroceso. La directora ejecutiva de ILGA- Europa, Evelyne Paradis, ha destacado que “hay demasiados signos a nuestro alrededor que muestran que muchas de las recientes victorias son frágiles. Dejádmelo decir de nuevo: no estamos listos “, el paquete Rainbow que contiene un informe con la revisión anual, el mapa y el índice es un recordatorio de la necesidad de que los diferentes estados e instituciones europeas se comprometan con los derechos LGTBI.

Uno de los hechos que muestra el descenso, según apunta el informe de 2018, es que los Países Bajos, uno de los estados con una tradición progresista, ha bajado del grupo de lo que llaman Top 10. Recomendaciones de ILGA-Europe como leyes para combatir los delitos de odio que protegieran específicamente las personas LGBTI no se cumplieron a pesar de los compromisos de ampliar la protección constitucional a las personas LGBTIi modificar las leyes de igualdad para proteger contra la discriminación trans e intersexual.

Para ILGA-Europe negar la responsabilidad de trabajar por la igualdad de derechos de las personas LGBTI “no es una opción para ningún líder político o funcionario del gobierno en 2018. Ahora es el momento para que muestren liderazgo mediante políticas de apoyo completo que hagan que la igualdad sea una realidad cotidiana para las personas que sirven. En Europa, la única manera para los responsables políticos de proteger los grandes avances en materia de igualdad LGBTI de las dos últimas décadas es construirlos y dar los recursos necesarios para garantizar que la vida cotidiana de las personas LGBTI se transforme para mejor. “

Malta es el país que encabeza los avances legislativos y políticos de los derechos LGTBI en Europa con un 91% según el índice del paquete Rainbow que contiene 6 ámbitos de análisis: Igualdad y no discriminación, familias, delitos y discurso de odio, reconocimiento legal de género y la integridad física, espacio para la organización de la sociedad civil y derecho de asilo. En cada ámbito se analizan diferentes prácticas de cara a establecer la puntuación. Además de Malta, Bélgica, con un 79% y Noruega, con un 78% son los estados que lideran el ranking, mientras que los estados que menos políticas y compromiso muestran son: Turquía, con un 9%, Armenia con un 7% y Azerbaiyán con un 5%. La revisión anual Rainbow también recoge una serie de recomendaciones que serán analizadas en la próxima edición del 2019 según el grado de cumplimiento de los estados.

1546
gloria careaga
gloria careaga

por Carme Porta

Entrevistamos a Gloria Careaga, una de las figuras centrales del movimiento LGTBI en México. Profesora en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desde 1979. Fue Co-Secretaría General de ILGA (Asociación Internacional de Gays y Lesbianas) de 2008 a 2014. Recibió la Medalla Omecihuatl del Instituto de la Mujeres del DF. Es miembro suplente del Consejo Asesor de ONU-Mujeres de América Latina en cuestiones LGBTI.

Ser lesbiana a menudo es sinónimo de invisibilidad, ¿como es ser lesbiana visible en México?

La invisibilidad pareciera una característica insalvable para las lesbianas alrededor del mundo. Incluso a pesar de la definición personal de convertirse en figura pública como lesbiana, no siempre logra el cometido. Recuerdo cuando la primera lesbiana, Patria Jiménez, llegó al Parlamento Nacional de nuestro país, tuvo muchas entrevistas en los medios, y registramos que la palabra lesbiana difícilmente era mencionada en las notas. Ser visible pues, se convierte en una acción cotidiana consciente que una ha de asumir. Manifestarlo siempre que se pueda y no dejar que las persona lo eludan.

A veces puede resultar chocante, pero creo que la incomodidad es para los otros y lo tendrán que enfrentar. 

Top soy una figura pública, y una cree que ya no es necesario afirmarlo, pero pareciera que no salimos de las cuatro paredes de los movimiento en los que una participa, como feminista y como lesbiana, fuera de estos espacios una necesita mantener la visibilidad.

Hoy día, tal vez una vez que hemos logrado ser interlocutores válidos con las oficinas de gobierno, pareciera que ahí también se reconoce y acepta sin problemas. Pero siempre hay que estar seguras de que saben con quién están hablando.

Eres una de las fundadoras de  El Clóset de Sor Juana, ¿como valoras estos años de activismo?

El CSJ recién celebró sus 25 años el año pasado. La conmemoración nos llevó precisamente a recordar valiosos momentos. Yo ingresé tarde a la lucha por los derechos LGBT, en 1990. Y estoy cierta de que el haberme involucrado en esta lucha me ha enriquecido de manera importante. No fui consciente de la discriminación que sufría, por haber sido reprimida abiertamente, y haber recibido el apoyo familiar, pero cuando ingresas al grupo de lesbianas y conoces las historias de otras a través de los grupos de reflexión, se te abre un panorama impresionante que te permite comprender tu lugar y te da herramientas para enfrentar los intentos de mantenerte en el clóset silenciada. Yo estuve fuertemente vinculada a la organización por casi 20 años lo que me brindó muchas oportunidades de intercambio con mujeres de distintos sectores y experiencias. Incluso la trayectoria misma del grupo nos ha permitido identificar las distintas necesidades que las lesbianas tenemos. Es triste que hoy día no exista más un espacio abierto donde las lesbianas se reúnan  y puedan intercambiar. Creo que los espacios de recreación y entretenimiento que hoy existen no salvan esa necesidad, el espacio propio además contribuye a la activa participación en la lucha por los derechos.

Fue mi participación en el Clóset de Sor Juana también lo que me dio la oportunidad de participar en espacios internacionales a través de nuestra integración a ILGA, lo que amplió todavía más el panorama de lo que las personas LGBT y las lesbianas en particular enfrentamos. Mi trayectoria en ILGA aun sigue también activa y llena de desafíos y satisfacciones.

Has unido activismo y profesión, has trabajado mucho sobre el estigma y la sexualidad.

Así es. Como profesora universitaria he tenido la oportunidad de llevar la reflexión a estudiantes y docentes, no siempre con los mejores resultados. La disciplina de la Psicología, contrario a lo que podríamos pensar no es tan progresista. Ha habido que luchar contra la homofobia de las y los colegas, y tejer fino en las aulas, para abrir las mentes. Mi vinculación con los estudios de género probablemente en su momento fue lo más acertado, esa perspectiva me dio también muchos elementos para el abordaje de la sexualidad desde una perspectiva amplia y vincularla con los derechos humanos. Comprender las desigualdades de género, y el género mismo en su amplia plasticidad descoloca la estructura y te obliga a pensar desde distintos ángulos la realidad, donde los hombres, las mujeres en cualquiera de sus representaciones no necesariamente están en un lugar, sino que depende de sus circunstancias y momentos históricos.

La academia puede ser un espacio muy árido y competitivo, pero creo que también una tiene que encontrar el sentido del estar ahí. Y aprovechar ese cúmulo de mentes e ideas, para dialogar y confrontar el pensamiento todos los días. Al final puede resultar hasta divertido.

La obligación de exponer ideas, a través de las clases, las conferencias y las publicaciones resulta un reto por demás interesante. No me lo perdería por nada.

A nivel internacional tu acción y tu visibilidad también ha sido importante

Es interesante cómo la oportunidad de participar en los espacios internacionales se conjuntaron entre el feminismo y los derechos LGBT. Prácticamente inicié al mismo tiempo en los dos espacios, con el feminismo en la preparación de la incidencia en las Conferencia Internacionales convocadas por la ONU en la década de las 90 y con el movimiento LGBT con ILGA en 1991. Fue ese año cuando acudí a eventos internacionales de ambos movimientos y desde ahí no he parado. Los avances que se alcanzaron en derechos de las mujeres en esa década fueron muy impresionantes y necesariamente engolosinantes para mantenerse en la lucha. La consideración de la orientación sexual y la identidad de género fue posterior, pero una vez incorporados a la discusión se han mantenido y ampliado. En el movimiento feminista formé parte del Grupo Health, Empowerment, Rights and Accountability (HERA) que me brindó las mejores herramientas para la gestión internacional, además de una experiencia muy gratificante por la dinámica y principios feministas del propio grupo. En ILGA he ocupado varias posiciones desde nuestro ingreso como organización lésbica, fuimos el Secretariado de la Mujer varias veces y ocupe la Co-Secretaria Regional antes de llegar a ser la Co-Secretaria General, toda una experiencia. Formar parte de la iniciativa de Jennifer Wilson de impulsar la regionalización de ILGA fue definitivo para la ampliación de la Asociación y conocer mucho más lo que pasaba en el mundo. Aunque me gustaría ver más proyectos regionales y globales, creo que el trabajo que se hace en el Consejo de Derechos Humanos de ONU es bueno… 

Es muy gratificante sentirse parte de la historia. Ver dónde empezamos y dónde estamos ahora. Pero como sabemos no hay conquista lineal ni progresiva, es necesario empujar a que se mantenga la discusión y otras personas se involucren para asegurar avances y evitar retrocesos.

¿Crees que ha cambiado mucho México (yel mundo también) a nivel de políticas LGTBI? 

Definitivamente, mira cómo están los grupos conservadores….! Los avances de las mujeres de las población LGBT ha puesto en jaque no solo la estructura discriminatoria sino la forma de pensar y ver el mundo. Falta mucho, el reconocimiento de la discriminación es un paso importante, y se han instrumentado acciones, legales y políticas para la construcción de sociedades más inclusivas, pero el cambio cultural al que aspiramos va lento y con muchas amenazas.

Observando los mapas que ILGA publica cada año, nos permite ver cómo nos vamos moviendo, los avances que vamos logrando. América Latina se mira hoy como la región más progresista, donde se han dado los cambio más importantes,  pero es también donde los grupos conservadores están invirtiendo más. 

En México he visto lo que creí que no vería. La entrega de la bandera a una delegación LGBT por el gobernador de la Ciudad de México para participar en los OUT Games, el recibimiento de líderes en las Casa Presidencial para conocer nuestras propuestas y escuchar una declaración presidencial asumiéndolas, han sido momentos históricos increíbles. La lucha por más de 40 años ha tenido frutos, pero seguir avanzando nos exige hoy rearticularnos. Construir redes, alianzas y propuestas.

Las cifras de crímenes de odio se mantienen en la región y en México. La homo-les-bi-trans-fobia nos persigue, no podemos ignorarla. Las conquistas no deben ser el único espejo en el que nos miremos. Más bien, necesitamos reforzar las miradas que contemplen las intersecciones, para ampliar nuestro campo de acción y posibles logros. Ahora tenemos un nuevo gobierno que promete escucharnos, tenemos que aprovechar la oportunidad para profundizar y ampliar el trabajo por nuestros derechos. 

759

Plumofobia es la discriminación que sufren las personas por una expresión de género que la sociedad no acepta. La pueden sufrir tanto las personas LGTBIQ+ como las heterosexuales.

En este video contamos con la colaboración del colectivo @queerdobcn que han teorizado sobre el género y las expresiones de género. También participan dos chicas y un chico que nos cuentan como desde su experiencia han sufrido esta discriminación.

También existe plumofobia dentro del colectivo LGTBIQ+ y la raíz de esta (y otras discriminaciones) es la cultura que heredamos de carácter hetero-cis-patriarcal en el que sitúa al hombre heterosexual de raza blanca y del primer mundo en el centro de los privilegios.

Contacto Queerdobcn: https://www.instagram.com/queerdobcn/

581
lgtb terrassa idemtv
lgtb terrassa idemtv

LGTB Terrassa es una asociación del Vallès Occidental que promueve la igualdad legal y social de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales.
Está formada por una junta y diferentes comisiones: de cultura, formación y educación, la comisión de bisexualitats, de juventud, salud y el espacio trans*.

La asociación tiene un vínculo de colaboración muy intenso con el Ayuntamiento de Terrassa y el SAI de esta población. Comparten recursos y derivan casos según las necesidades.

Aparte de miembros de la comunidad LGTBIQ +, la asociación también la forman personas CIS-heterosexuales que colaboran. Algunas de ellas son padres o madres de niños y niñas trans. Todas estas personas colaboran de forma altruista y muy comprometida, poniendo el valor el papel del voluntariado en la sociedad.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

2804
Ser ministro español, en la actualidad, parece sinónimo de LGTBfobia. Cada ministro que abre la boca ... plas, en la frente!. El más directo...

IDEMTIDADES

LIBROS DEL ARMARIO

3632
“I be ñaadi” “N'be jang” Alicia da clases de mandinga para aprender a decir lo básico en un viaje que inicia en El Maresme,...