La Europa de los derechos

La Europa de los derechos

461

Por Carme Porta

El artículo 1 de la Carta de Derechos fundamentales de la Unión Europea recoge que «la dignidad humana es inviolable. Será respetada y protegida ». A partir de este primer principio se desarrollan los derechos fundamentales dentro de los estados de la Unión.

En los últimos años, pero muy especialmente el último, los derechos de las personas LGTBI han visto en peligro en algunos de los Estados miembros, algunos de los cuales están aprobando una legislación que vulnera claramente los derechos y, por tanto, incumple la carta magna de la UE, especialmente en lo que se refiere al artículo 21 y el derecho a la no discriminación.

ILGA Europa lleva meses denunciando estas prácticas especialmente en el caso de Hungría y Polonia. El pasado mes de septiembre ILGA Europe, conjuntamente con dos organizaciones polacas por los derechos LGTBI – KPH (Campaign Against Homophobia) y la Fundacja Równości (Fundación para la Igualdad) ya presentaron una queja a la comisión europea sobre las llamadas zonas libres LGTB que ya han aplicado más de 100 municipios en Polonia.

Las tres organizaciones han pedido, en una carta abierta, a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, que ponga fin a estas discriminaciones. Tras el discurso de Von der Leyen sobre el estado de la Unión se le ha dirigido esta carta que destaca que «Los acontecimientos en Polonia son seriamente preocupantes, pero al mismo tiempo sólo marcan la punta del iceberg».

Las organizaciones internacionales de derechos humanos, y específicamente las de derechos LGTBI, están mostrando públicamente su preocupación por lo que está pasando en Europa. Algunos estados vulneran de forma sistemática los derechos humanos, otros están dando pasos atrás y la Unión no actúa para defender los derechos que recoge la carta de derechos de la propia UE.

En estados miembros de la UE como Polonia, Hungría, donde los gobiernos están violando claramente los derechos fundamentales de las personas LGTBI, pero también a Bulgaria, Eslovenia, Eslovaquia y Rumanía donde las fuerzas políticas están haciendo discursos LGTBIfobos la situación del colectivo es cada vez más preocupante. Von der Leyen destacó en su discurso la necesidad de crear una Unión en la que no tenga cabida el racismo y la discriminación, es en este sentido que las organizaciones firmantes piden a la comisión europea que «es más que nunca importante que la Comisión Europea se mantenga firme en los principios establecidos en la Carta de derechos fundamentales y los tratados de la UE y demuestre claramente que no tolerará las violaciones de los derechos fundamentales, incluidos los derechos LGBT, y está dispuesta a actuar ».

Las detenciones de activistas, la incertidumbre e inseguridad de las personas LGTBI en estos estados es una evidencia. La fragilidad de los consensos de la UE, en un momento de crisis global que genera la pandemia de COVID, está perjudicando claramente el ejercicio de los derechos en ámbitos básicos, lo destaca la propia presidenta de la Comisión en su discurso «los últimos meses también nos han recordado el frágil que puede ser el Estado de Derecho. Tenemos la obligación de estar siempre vigilantes para cuidarlo y reforzarlo ».

La Comisión Europea ha tomado el compromiso de lanzar su estrategia de igualdad LGBTI y así lo evidenció Von der Leyen que criticó abiertamente las zonas libres de LGTBI expresando que «Son zonas sin humanidad y no tienen cabida en nuestra Unión» su compromiso fue claro: «No descansaré en el momento de construir una Unión de igualdad. Una Unión en la que todos podamos ser como somos y amar a quien amamos, sin miedo a la recriminación o la discriminación. Porque ser tú mismo no es cuestión de ideología. Es tu identidad y nadie podrá nunca arrebatartela». ILGA Europa, KPH y Fundacja Równości se han ofrecido para dar toda la información necesaria para actuar pidiendo firmeza en la actuación para garantizar los derechos LGTBI en la UE.