70 estados siguen criminalizando las relaciones consensuadas entre personas del mismo sexo

70 estados siguen criminalizando las relaciones consensuadas entre personas del mismo sexo

643

Por Carme Porta

El pasado mes de marzo, en el marco de la conferencia mundial de ILGA 2019, se hizo público el nuevo informe de la homofobia de estado. Esta es la 13ª edición del informe que recoge y actualiza los datos sobre las leyes que afectan a las personas en función de su orientación sexual en todo el mundo. Según este nuevo informe, 70 estados siguen criminalizando las relaciones consensuadas entre personas del mismo sexo.

El director del informe, Lucas Ramón Mendos, señaló durante la presentación que “En 44 de estos estados la ley se aplica a las personas independientemente de su género. En los últimos dos años se han producido avances importantes: la India, Trinidad y Tobago y Angola fueron los últimos en  derogar estas leyes. Esperamos que esto contribuya a un mayor cambio en sus regiones. Sin embargo, este avance global, también viene acompañado de reveses: en 2017, Chad criminalizó los actos sexuales consensuales entre personas del mismo sexo, un ejemplo preocupante de retroceso legal “.

En el informe -que sólo se encuentra en inglés pero que pronto traducirán a los idiomas oficiales de ILGA: francés y español- se destaca que aún hay 6 estados miembros de Naciones Unidas que aplican la pena de muerte por actos sexuales consensuados entre personas adultas del mismo sexo y que en 5 estados más la legislación hace que técnicamente sea posible aplicarla. En otros 26 países la pena máxima puede variar entre 10 años y cadena perpetua.

En 32 estados miembros de la ONU han establecido disposiciones que limitan la libertad de expresión de las personas, incluyendo leyes de propaganda que prohíben la promoción de la “homosexualidad” o de las relaciones sexuales “no tradicionales”. 41 Estados ponen barreras a las organizaciones que trabajan por los derechos de las personas LGTBI para que sean registradas o funcionen regularmente. Este hecho pone en riesgo la labor de las personas que luchan para hacer efectivos los derechos humanos y es una regresión que afecta a muchos países.

Aunque van disminuyendo el número de países que prohíben, castigan y persiguen las personas LGTBI, paralelamente hay ciertas regresiones sociales en países donde se ha avanzado legislativamente. Con todo, se muestran avances en este informe. Actualmente, 123 Estados miembros de NNUU reconocen los actos sexuales consensuados entre personas adultas del mismo sexo como legales. El avance legislativo de protección de las personas LGTBI ha aumentado y algunas legislaciones han prohibido las terapias de conversión. Si viene, en este aspecto sólo son 3 los estados en los que se ha avanzado en la legislación interna.

En aspectos cotidianos como el trabajo productivo, el matrimonio o la familia se recoge que 73 estados tienen leyes que protegen contra la discriminación en el lugar de trabajo por motivos de orientación sexual, 26 reconocen el matrimonio entre personas del mismo sexo y uno más también reconoce la pareja homosexual de hecho mientras 28 tienen leyes de adopción conjunta.

En cuanto a delitos de odio, 39 estados tienen leyes que castigan los actos de incitación al odio, la discriminación o la violencia por motivos de orientación sexual, aunque sólo 9 recogen en sus constituciones la protección contra la discriminación de las personas LGTBI.

Ruth Baldacchino y Helen Kennedy, Co-Secretarías Generales de ILGA destacaron que “Estas no son sólo cifras, sino leyes que realmente impactan la vida diaria de las personas de diversas orientaciones sexuales en todo el mundo“.