Apenas hace unos días que celebramos el 10º aniversario de la aprobación de la ley de adopción conjunta LGTB en Catalunya. Hace unos días, también, se ha aprobado en Irlanda la ley para la Infancia y las Relaciones Familiares, una ley que permite la adopción conjunta de las parejas LGTB. Todo Pasábamos aun 30 de marzo, con 10 años de distancia.

Los derechos de las familias LGTB avanzan en Europa en la medida que avanza su visibilidad. En Catalunya Pilar Pujol -activista ya traspasada- lideró el proceso de reivindicación de la ley de adopción conjunta. Esta lucha y esta visibilidad sirvieron para que muchas familias pudieran vivir con normalidad el hecho de ser familia.

Hace unos días, el periodista Toni Cruanyes ha sido padre. Una paternidad que ejercerá conjuntamente con Eugeni Villalbí -su marido y ex-secretario de Juventud de la Generalitat-. Una paternidad que han querido visibilizar, anunciada por la ilusión de ser padres en un contexto en el que los avances legislativos nos recordaban la importancia de ser visibles.

Construir una familia con normalidad, en base al amor es, también aún, para las personas LGTB un acto de militancia: la de hacernos visibles colgandonos la etiqueta, hasta que ya no nos haga falta.