Extremadura ha aprobado por unanimidad una nueva ley por los derechos de las personas LGTB. Es la Ley de Igualdad Social de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgéneros, Transexuales y Intersexuales, y de políticas públicas contra la discriminación por homofobia, lesbofobia, bifobia y transfobia.

Se trata de la tercera del Estado español, después de la de Cataluña y de Galicia. La gallega no cuenta con un régimen sancionador, un elemento clave para hacer cumplir la ley, lo que la convierte en poco más que una declaración de intenciones. La catalana ha sido la primera en el ámbito español que cuenta con sanciones en caso de incumplimiento aunque estas són sólo de tipo administrativo puesto que las competencias en otros ámbitos están en manso del gobierno español. Además, la ley aprobada por el Parlament catalán cuenta con políticas públicas en favor de la de los derechos de nuestro colectivo.

La ley extremeña también contiene en su redactado un régimen sancionador así como políticas públicas y aborda acciones en el ámbito sanitario, educativo, de memoria histórica, la creación de un observatorio contra la LGTBfobia, protocolos de actuación policial, formación a funcionarios -especialmente policías, educadores y sanitarios- y apoyo a todos los actos de visibilidad.

La aprobación de una ley no es el fin de una reivindicación aunque sea un hito importante. Con todo, el movimiento LGTB debe de vigilar el cumplimiento y su desarrollo. Deseamos suerte en este camino a los compañeros de Extremadura y aprovechamos para pedir un despliegue efectivo en Catalunya.