La fiesta de Carnaval es una de las más celebradas por el colectivo LGTB. El disfraz deja mostrar una parte escondida, divertida y sin prejuicios. ¿Pero donde está la otra cara del carnaval? Quiénes son las personas que hacen posible estas fiestas?
Las personas voluntarias son las que, en las entidades LGTB están haciendo posible las diferentes fiestas. Este año el Casal Lambda, lo ha vuelto a celebrar, pero si dejamos plumas y pelucas de lado podremos centrarnos en el motor real de la fiesta.

 

 

La fiesta puede ser un éxito si todo está bien organizado. El esfuerzo del voluntariado no es poco, ¿cuál es la motivación que se tiene para trabajar mientras el resto disfruta de la fiesta?
El hecho de sentirse parte de la misión de la entidad es una clara motivación para las personas voluntarias, la ayuda mutua crea redes y devuelve beneficios personales que van más allá de lo económico. El voluntariado es necesario para el buen funcionamiento de las entidades, de las actividades y, a la vez, crea un bienestar personal que ayuda a la reflexión sobre los modelos de relación social que establecemos.