EDITORIAL

En el mundo hay 77 países que prohíben, persiguen y castigan, incluso con la pena de muerte, las personas LGTB. En Iowa hay dos mujeres que han esperado 72 años a hacerse visibles como pareja y aprovechar la ley que permite casarse a las personas del mismo sexo para hacerlo.

72 años amándose, en silencio. 72 años conviviendo, trabajando, viajando, compartiendo… en silencio, mientras los derechos de las personas LGTB avanzaban o eran negados en los Estados Unidos, donde ellas viven, y en otros países del mundo.

Dos mujeres, de 90 y 91 años, Vivian y Alice, que han esperado 72 años para salir del armario y proclamar su amor.

72, una cifra llena de amor. 77 una cifra cargada de odio. Los derechos del colectivo LGTB avanzan pero aún queda mucho por hacer. En 77 países del mundo también.

Hay muchas Vivian y Alice esperando poder amar libremente, sin tener que esconderse por miedo a la muerte, la persecución social, las violaciones terapéuticas. Hay muchos José y Pedro que quieren mostrar su amor y casarse, o no, pero tener el derecho a hacerlo, elegir libremente. Muchas mujeres y hombres trans que se encuentran encarcelados en un cuerpo que no les corresponde y una sociedad que los expulsa y los maltrata.

Vivian y Alice nos muestran el triunfo del amor por encima de ese odio; han amado por encima de prohibiciones y convenciones sociales y han sabido aprovechar el momento.

¡Felicidades y gracias!