Alrededor del 17 de mayo, Día Internacional contra la LGTBfobia , el número 77 ha sido un símbolo para seguir luchando. En el mundo, 77 países todavía condenan la homosexualidad y nos encontramos ante una situación de seria regresión y rebrote de agresiones LGTBfobas.

En este marco, las reivindicaciones del movimiento LGTB en Catalunya han sido muy diversas y las movilizaciones importantes. El monumento en memoria del colectivo LGTB del Parque de la Ciutadella de Barcelona, acogió la primera concentración contra la LGTBfobia, una concentración en la que las asociaciones reclamaron que la la Ley contra la LGTBfobia fuera una realidad muy pronto, tal como recogieron en el manifiesto. La concentración fue convocada por las 25 entidades de la Plataforma LGTB.cat.

 

 

En Sitges se llevó a cabo una marcha reivindicativa que acompañaba la rehabilitación de la escultura del triángulo rosa que conmemora hechos homófobos ocurridos en 1996. La escultura fue una reivindicación del movimiento que quería que los hechos no fueran olvidados y no se repitieran.

La escultura se ubicó en el Paseo Marítimo y contó con la presencia del alcalde de Sitges, Miquel Forns, que destacó la importancia del acto .

En la marcha los diferentes colectivos destacaron la importancia de dignificar el colectivo LGTB en la memoria histórica y reclamaron, también, la aprobación de la ley contra la LGTBfobia

Una memoria que también fue el centro, horas antes, del XXI Memorial del SIDA que se desarrolló bajo el lema ” Presentes en la ausencia”. Un acto en el que el consejero de Salud, Boi Ruiz, lamentó el rebrote de agresiones homófobas y en el que Ferran Pujol, director de Proyecto de los Nombres-Hispanosida, reclamó más apoyo a las políticas de prevención, más inversión y más recursos, y también destacó que:

Desde nuestra entidad apoyamos, como ya hemos expresado en varias ocasiones la aprobación de una ley contra la homofobia por parte del Parlament de Catalunya, pero, somos conscientes, a la vez, que sólo con leyes no será suficiente para proteger la salud de las nuevas generaciones de nuestro colectivo

Días después diferentes representantes de entidades LGTB y algunos grupos parlamentarios reclamaron al Parlament de Catalunya que la ley contra la LGTBfobia pueda aprobarse con normalidad y sin tropiezos y recoja, también, la creación de una agencia catalana contra la discriminación a las personas LGTB .

El Govern se comprometió a aprobar la norma, aunque en las últimas semanas han anunciado la redacción de un proyecto de ley contra la discriminación que, de forma general, pretende erradicar cualquier tipo de discriminación, una propuesta a la que el colectivo se opone reclamando el cumplimiento de los compromisos.

Hay consenso en el movimiento LGTB, el apoyo de cuatro grupos parlamentarios, el compromiso de no vetar la norma y una propuesta diferente sobre la mesa.