El PP ya no sorprende, pero indigna. Se ha sacado la máscara. Sí, permite el matrimonio entre gays y lesbianas y la adopción, pero pone obstáculos a la reproducción asistida si las protagonistas son lesbianas o mujeres heterosexuales que no estén casadas. Ana Mato, ministra española de Sanidad, propone cambiar la ley que regula este sistema de reproducción y lo ha hecho para recortar derechos. La nueva disposición, que restringiría el acceso a la reproducción asistida, es lesbofobia porque fomenta el odio a las lesbianas y a que estas puedan desarrollar sus derechos reproductivos como sí que puede hacer una mujer heterosexual y, eso si, casada. Parece que les dé rabia que las mujeres puedan regular cuando y cómo quieren ser madres y más si son lesbianas y/o están solas. Machismo y lesbofobia se suman en una propuesta cambio normativo, un recorte que está “asistido” por la Iglesia y el sectores más ultraderechistas de la sociedad española.

Los populares hace tiempos que han perdido el norte. Barcenas y la crisis les tienen desconcertados buscando motivos para distraer a los ciudadanos. La lesbofòbia puede ser una buena motivación para movilizar su electorado más “facha” que le pide “guerra” y mantenerse distante de los escándalos que afectan al principal partido de centro derecha español. Hay que recordar que los políticos del PP no van de frente. Son expertos en decir una cosa y la contraria en menos de un día de diferencia sin que les tiemble el pulso. Pueden decirte que ellos están en contra de la estigmatización del colectivo LGTB y estigmatizarlo dos días después. Pero el movimiento LGTB está ahi para sacarles la careta. Desde IDEMTV os animamos a acudir a la protesta convocada hoy contra esta modificación lesbófoba en Barcelona y a todas las que se convocan en contra de esta nueva discriminación.