EDITORIAL
 
Aunque la legislación actual cuenta con los principios generales que permiten la lucha contra la LGTBfòbia, en muchos casos ésta queda limitada por la inexistencia de un abordaje específico, integral y preventivo. En el ámbito laboral, pese a los avances, todavía queda mucho por hacer. Un ejemplo claro lo tenemos en el caso de un profesor que fue despedido al Colegio Verge de la Salut de Sant Feliu de Llobregat en septiembre del año pasado, presuntamente por homofobia. Una noticia de la que IDEMTV fue la primera en publicar y que hemos actualizado puntualmente. El conflicto laboral ha acabado en un acuerdo extrajudicial por el que la empresa reconocía la improcedencia del despido y que su puesto de trabajo no había desaparecido, como argumentaba la dirección del centro educativo. Con todo, no ha habido mención a la presunta discriminación por opción sexual. No se ha celebrado, por tanto, juicio. Este resultado, que incluye compensación económica, al denunciante es habitual en muchos otros casos judiciales del ámbito laboral.

Desde IDEMTV, como no podía ser de otra manera, nunca nos hemos posicionado en este caso. La culpabilidad de una empresa, entidad o persona en caso de LGTBfòbia la decide un juez o una jueza. Sencillamente hemos informado desde el punto de vista de la víctima y comprometido con los derechos colectivo LGTB, però siempre con rigor. Y así seguimos, no es nuestro papel como mediano juzgar, sino informar aunque desde el compromiso social con el colectivo LGTB. Pero, por eso mismo, y a raíz del nuestro compromiso, queremos destacar que en la actualidad, se produce una situación de desprotección de los trabajadores y trabajadoras que en el ámbito laboral sufran discriminación por su orientación sexual. Resulta más fácil aceptar un acuerdo extrajudicial que luchar hasta el final porque no hay suficientes garantías, ni precedentes. Independientemente de que la situación en este caso también tiene que ver también con una decisión personal de la víctima, afirmamos que una mayor protección del colectivo en el ámbito laboral cambiaría radicalmente la situación.

Así como si que hay obligaciones legales alrededor de la abordamiento específico en el ámbito laboral de la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, en la prevención de riesgos laborales, etc, esto no pasa con colectivo LGTB. Este tema no está presente en los convenios colectivos, ni dispone de una ley específica Por eso planteamos reclamamos que los sindicatos y las empresas se impliquen en la prevención y la lucha contra la LGTBfobia y que la incluyan de forma decidida en la negociación colectiva. Con todo, lo que es clave es aprovar una ley contra la homofobia, la lesbifobia y la transfobia que desarrolle, también, el ámbito laboral. Sólo así podremos cambiar la situación que viven muchos homosexuales, lesbianas y transexuales que son discriminados en el día a día en su trabajo y tienen muchos obstáculos para llegar hasta el final si se atreven a plantear batalla. Y sólo así podremos combatir de forma efectiva la LGTBfobia.