EDITORIAL
 

La ley contra la homofobia, la lesbofobia y la transfobia se muestra larga. De hecho, tal y como hemos ido recogiendo en IDEMTV, desde el primer compromiso programático, la elaboración del borrador, el proceso participativo largo y amplio, hasta la aprobación del primer texto pasaron unos años, pero todavía podemos añadir unos cuantos años más desde que la ley reposa en un cajón del Govern sin hacerse pública.

Las últimas elecciones fueron un momento de compromiso, las diferentes candidaturas se expresaron hacia la ley no sólo en su programa electoral sino en un compromiso firmado, un compromiso que pedía el movimiento LGTB. No todas las candidaturas hicieron el gesto favorable al texto, pero el compromiso de luchar contra la homofobia, la lesbofobia y la transfobia estaba de forma mayoritaria.

Los resultados electorales y la composición del nuevo Parlamento favorecen una mayoría a favor de la ley y una gran mayoría a favor de una norma, sea cual sea, que recoja la lucha contra la discriminación. Pero aún así, las entidades del movimiento LGTB tienen prisa, son demasiados años esperando la ley, demasiados años con un texto abandonado. Por ello, de nuevo, exigieron a los diferentes grupos parlamentarios el cumplimiento de su compromiso y el establecimiento de una agenda de trabajo, un calendario que marcara el ritmo de la ley y que también han pedido a la Consellera de Bienestar Social y Familia , Neus Munté.

Las primeras reuniones se han empezado a tener. Hoy mismo 18 de febrero las cuatro entidades que están llevando a cabo el liderazgo (Casal Lambda, Coordinadora de Lesbianes, Gais,Transsexuals i Bisexuals de Catalunya, Front d’Alliberament Gai de Catalunya i Famílies Lesbianes i Gais) han llevado a cabo una reunión con el fin de establecer acuerdos de mínimos en las reuniones que ya tienen marcadas con algunos grupos parlamentarios: IC-V-EUiA, PSC,ERC y CUP ya han dado una fecha, el resto todavía tienen que desenpolvar fechas de reunión.

La agenda de lo que era una propuesta de ley contra la homofobia está siendo larga. Por el camino se ha hecho mayor y se ha convertido en una ley de derechos del colectivo LGTB y contra la homofobia, la lesbofobia y la transfobia. Se ha hecho mayor pero una vez ha crecido la han encerrado en el armario… el movimiento reclama el desclosed, el movimiento exige la ley!