Visibilidad es lo que han querido transmitir las familias que tienen dos padres o dos madres o bien tienen hijos homosexuales, bisexuales o transexuales. Para visibilizar esta realidad se ha celebrado el primer Family Pride europeo en Vilanova i la Geltrú.

La capital de El Garraf ha sido la sede del encuentro con diferentes actos lúdicos, durante los días 6, 7 y 8 de julio. Comidas y cenas populares, actividades en familia, proyecciones de reportajes y películas, deportes en la playa, talleres para niños y niñas entre otros, y un paseo-manifestación, han sido los principales acontecimientos de este encuentro.

 

 

Todas las familias son un proyecto afectivo en común, un nexo de unión que las cohesiona, pero las familias constituidas por gays y lesbianas habitualmente quedan ocultas por reticencias sociales y falta de respeto.

El Family Pride pretende visualizar ante la sociedad el abanico de diversidades que existen bajo el paraguas de “familia” y luchar para no perder ninguno de los derechos sociales que tantos años ha costado ganar y que ahora, ante la ofensiva conservadora quedan en situación vulnerable, sobre todo en cuanto a las criaturas biológicas, de adopciones o de acogida que puedan tener estas familias.

En la manifestación del domingo que comenzó al final de la Rambla y llegó a la playa de Ribes Roges se leyó un manifiesto que se pudo escuchar a través de la megafonía, por todas las playas de Vilanova. El manifiesto que fue leído por Pere Tàpias, hijo de Vilanova i la Geltrú, contó también con los testimonios de una niña con dos madres, un chico gay y una madre de un transexual.

El recurso de inconstitucionalidad que ha presentado el Partido Popular contra el matrimonio homosexual está produciendo mucha incertidumbre en este colectivo, ya que están en juego el poder seguir disfrutando o no de los mismos derechos que cualquier otra familia.