Google siempre ha sido una de las empresas más gay-friendly del mundo, adelantándose en políticas de igualdad entre sus trabajadores. Ahora, ha decidido ir más allá y usar su influencia en la red para concienciar sobre la necesidad de que todas las personas puedan casarse con quién quieran, sin importar la orientación sexual.

Este fin de semana, Google ha anunciado la campaña ‘Legalize Love’ que ha empezado centrándose en Polonia y Singapur, dos países que cumplen las condiciones de Google para esta campaña: ser un país en el que tengan oficinas y cuya cultura sea principalmente homofóbicas e incluso con leyes anti gays. Tal y como dice Mark Palmer-Edgecumbe, “queremos que nuestros trabajadores, gays, lesbianas o transgénero, tengan la misma experiencia social fuera de la oficina tal y como la tienen dentro. Desde luego es algo muy ambicioso”. Esta campaña incluirá partnerships con empresas en diversos ámbitos para hacer llegar el mensaje al máximo número de personas.

Ya el pasado día de San Valentín, esta empresa lanzó un Google Doodle (animación que aparece en el buscador en días señalados) con una imagen con todas las opciones sexuales.